¿Cómo limpiar tu plancha vaporizadora por fuera? Consejos del [year]

En lo que a la limpieza exterior de tu plancha se refiere, tenemos dos partes para diferenciar: el cuerpo y la suela. Ésta última es la que requiere mayores cuidados por estar en continuo contacto con texturas y superficies de muy distinta índole.

Los tejidos sintéticos de poca resistencia, restos de elementos decorativos en la ropa o pegatinas e ilustraciones estampadas mediante transferibles, hacen que nuestra plancha para ropa vaya acumulando restos de estos materiales que acabarán manifestándose en su lisa superficie como manchas, churretes e incluso parches viscosos desagradables.

Estos cercos y manchas restarán mucha eficacia al planchado, y si se dañan las propiedades antiadherentes de la suela, pueden llegar a causar hasta óxido.

Pero también su estructura exterior puede verse perjudicada. No son raros los casos en los que los técnicos en reparaciones diagnostican una avería en el funcionamiento general de una planchadora a vapor por el mal funcionamiento de un pulsador debido a la acumulación de residuos del sudor de nuestras propias manos o partículas de suciedad y polvo de no estar bien resguardada en su ubicación habitual.

Para prolongar su rendimiento y además proporcionarnos un ahorro considerable, es necesario, al menos cada cien horas de planchado,  chequear todos estos puntos externos y dedicar un tiempo a limpiarlos y desobstruirlos.

Te proponemos un sencillo mantenimiento al alcance de tu mano para tener tu plancha con vapor siempre en un perfecto estado de funcionamiento. Sigue estos sencillos pasos y lo harás una realidad:

1 Limpieza de cuerpo y pulsadores.

El cuerpo, que comprende asa o mango y carcasa podemos limpiarlo con un paño humedecido en agua a la que previamente le hemos añadido un poco de jabón o detergente neutro.




Recorreremos con él suavemente sus pantallas de display y la base de sus selectores, botoneras y pulsadores, donde se suele acumular la suciedad del uso (restos arriconados por el vapor o del sudor de la mano).

Pasaremos después un paño seco que no deje pelusa y con hisopos de algodón o algún objeto delgado y suave recorreremos los resquicios.

2 Limpieza de la suela de una planchadora de vapor.

Para limpiar la suela procederemos del siguiente modo con los componentes que citamos a  continuación:

Una cucharada sopera de sal de mesa y aproximadamente 50 ml (media taza) de vinagre blanco destilado.

Mezclarlos hasta que la sal se disuelva. La solución resultante tendrá fuerza para limpiar las zonas de quemazón de la suela y cercos resecos del vapor que frenan su avance en el planchado.

Empapar un trapo en la mezcla y escurrirlo. Aplicarlo bien escurrido sobre la base de la plancha, insistir en las zonas más castigadas. Si es necesario, repetir el proceso.

 

El carbonato cálcico y otros minerales presentes en el agua de grifo también pueden embotar y obstruir las salidas de los ductos de tu plancha eléctrica vaporizadora. Usa también objetos suaves y finos o hisótopos y asegúrate de que están limpios tras el limpiado de la suela, ya que son los primeros donde hay que mirar si se tiene una mala salida de vapor en tu electrodoméstico. Puedes mojarlos ligeramente en la mezcla para facilitarte la limpieza de sus pequeños orificios.




Manchas de almidón en la base de tu plancha vaporizadora:

Como remedio extra en la limpieza exterior de tu plancha vaporizadora te dejamos el consejo de un tipo de limpieza de la suela de planchar que también debes conocer y requiere un tratamiento aparte.

Si quedan residuos en la suela de tu plancha de vapor tras haber planchado prendas almidonadas, te aconsejamos limpiarla con aceite de oliva.

Debes realizar esta acción con cuidado ya que se tiene que hacer con la plancha en caliente.

Para hacerlo correctamente sigue estos pasos:

1 Pon la plancha a calentar, pero no en exceso. Una temperatura media-alta está bien.

2 Vierte un poco de aceite de oliva en un recipiente de boca ancha.

3 Coge un paño suave que no deje pelusa y agarralo de manera que se acumule una buena parte de él por delante de tus dedos.

4 Moja la punta del paño con suavidad en el aceite sin sobrecargarla.

5 Frota sobre los restos de almidón repetidas veces con un poco de intensidad poniendo especial cuidado en no sobrepasar con tus dedos el paño ni de recargarlo demasiado de aceite. Así evitarás posibles quemaduras.

6 Cuando hayas quitado los restos, espera a que se enfríe la suela hasta estar templada y limpia bien el aceite con un paño limpio y seco.

7 Carga el depósito de tu planchadora de vapor, ponla al máximo y haz varias pasadas sobre una toalla vaporizando para asegurarte de que eliminas totalmente cualquier resto de aceite.




Conclusión:

Tener una plancha para ropa del tipo que sea debe ser paralelo a conocer su mantenimiento y su uso. De poco sirve invertir un dinero en un aparato que no queremos conocer y puede incluso conllevar un riesgo si no sabemos emplearlo.

En planchaavapor.online creamos artículos pensados para servirte como información y soluciones en el cuidado de tu ropa al ser planchada y como mantenimiento a tus electrodomésticos de planchado sin que apenas tengas que invertir en ello.

Queremos ser tu punto informativo y de sugerencias para paliar en la medida de lo posible esa incómoda tarea rutinaria o la impotencia de tener que depender de negocios exteriores para cuidar tu ropa cuando sales de viaje. Pero queremos hacerlo de una manera clara y concreta, sin divagaciones que sin llevarte a ningún conocimiento te insistan incómodas en compras.

Por esa razón y de manera periódica, usaremos nuestro blog para reunir en el los mejores consejos y noticias que de este ámbito te podamos dar con tan solo el mínimo necesario de promoción comercial. No dejes de visitarnos de vez en cuando para conocerlos, seguro que te ayudarán.




Deja un comentario